21 sept. 2012

"El Castell de Escornalbou"

El castillo de Escornalbou se encuentra en el municipio de Riudecanyes, Comarca del Baix Camp, Provincia de Tarragona, Cataluña, España. 
El nombre proviene de la expresión "Corn del Bou", que a su vez viene de la del Latín "Castro Cornu Bovis", o sea el Cuerno del Toro.
El Arquitecto Eduard Toda i Güell lo consideraba de origen Romano. En lo alto de la montaña se encontraba una torre de origen Romano, al parecer hubo un Castro Romano o pueblo fortificado. Los cimientos de la Ermita de Santa Barbara de la Cima son los de la torre Romana. En la plaza del castillo existía otra torre con vestigios Romanos que fue destruida en la remodelación de la plaza del Castillo.
Este lugar era conocido en tiempos de los Árabes con el topónimo "Saloquia", que significaba la torre de vigía. Escornalbou en esa época estaba dentro de los limites fronterizos de Siurana, capital del Vilayato Musulmán. Por eso se cree que estos lo utilizaron como lugar de vigilancia del Emirato.
El Castillo está ubicado en una montaña con la forma cónica. Se encuentra en un zona privilegiada donde se puede divisar la costa del Garraf, el rio Ebro, la Isla de Mallorca, el "Camp de Tarragona" y las montañas de Prades y el Montsant.
La primera noticia documental de este lugar es del 1153 cuando Bertran de Castellvell conquista Siurana..
La leyenda nos dice que Escornalbou seguía siendo un reducto Islámico, hasta que en 1162, el día de San Miguel, el Señor de Siurana, Albert de Castellvell encabezando las fuerzas que se dirigian hacia Escornalbou lo conquistó. Gracias a que el mismo Arcangel San Miguel intervino en la batalla, con su espada de fuego, decidiendo la lucha a favor de los Cristianos. Por eso el castillo lleva el nombre de "Sant Miquel".
En 1170 Alfons I donó el Castillo al Canónigo de Tarragona, Joan de Santboi. Los priores de Escornalbou se encargaron de repoblar algunos lugares como Pradell. Se debía crear una Iglesia dedicada a "Sant Miquel" pero no se inició la construcción hasta finales del siglo XII. Este priorato tuvo una existencia muy débil. En 1240 la Iglesia se consagró.
El Castillo y la Iglesia estaba habitada por monjes Agustinianos.
En  1408 el rey Martí I el Humano asigno 400 florines para la obras de reparación del Castillo, con finalidad defensiva. 
En 1580 se cedió el Castillo a los Franciscanos.
En el siglo XVIII  era el centro de la Baronía de 7 pueblos.
Se estableció un colegio Franciscano hasta 1835.
El lugar quedó abandonado, se empezaron ha escuchar ruidos y verse extrañas luces, comenzaron rumores de que estaba embrujado hasta que se descubrió que se fundía moneda falsa en una de sus dependencias.
En 1843 fue adquirida esta propiedad por Jhon Bridgam.
En 1912 el diplomático Eduard Toda i Güell invirtió parte de su fortuna en comprar el lugar. La restauró de manera fantasiosa y la acondicionó como residencia.
En 1926 Eduard Toda i Güell cedió el lugar al Arzobispado.
En 1941 su propietario fue el Industrial Josep M. Llopis y mas tarde el Banco Urquijo.
Desde 1983 los propietarios son la Diputación de Tarragona y la "Generalitat de Catalunya".

El Castillo.




Carretera que lleva al castillo.






Portico principal.



















Iglesia de "Sant Miquel".










Dentro de las dependencias hay un pequeño museo dedicado a la historia del Castillo y a su restaurador Eduard Toda i Güell.







































Fotos realizadas por nuestros reporteros del QUEMACO

No hay comentarios:

Publicar un comentario